Esa mujer...

Hoy me levanté histórica.  Me abrigué bien y salí con mi cámara al ruedo.  Ya habiendo leído el libro de Pigna: "Evita: jirones de su vida", partí hacia Plaza Italia.


Es que el libro (al que recomiendo fervientemente) me llenó de inquietud, deseos de verla, angustia por sus últimos días. Y como estamos en la "Semana de Evita" y esta es mi última "Semana de vacaciones" me dije: "¿Por qué no?"...y allá fui.



El museo queda en Lafinur 2988, Capital Federal, y es donde funcionaba el Hogar de tránsito n° 2, destinado a dar alojamiento provisional y alimentación en forma gratuita mientras durara el estado de necesidad a toda mujer (con o sin hijos) que careciera de recursos.


La verdad es que la casa está exquisitamente restaurada, pero lo que quedó de los objetos de Evita después del golpe de Lonardi / Aramburu, en el 55´,no es mucho lamentablemente. Al ingresar se extiende un salón de lujo, amplio, con escaleras que conducen a otro tiempo...



Me consuelo pensando que, por más empeño que hayan puesto en hacer de cuenta que nunca existió, el recuerdo y los hechos de su obra la volvieron más fuerte.  Sin embargo, el recorrido genera cierta angustia.



Esta foto me recordó la de Frida y Diego Rivera y me asaltó una duda inconmensurable: ¿Por qué la muerte prematura? ¿Por qué el sufrimiento y la enfermedad? Quizás porque ponerle el cuerpo a la vida, jugarse por los ideales, ir a fondo sin dobleses sean prácticas que lleven a la desaparición de la vida, no así, sin embargo, a la destrucción de una obra.


Llegué al patiecito colonial interno que hay en el museo y me pregunté: - ¿Ya no hay mujeres como ellas? Yo creo que sí, pero son anónimas. En la posmodernidad, los grandes íconos están pulverizados y dispersos en los corazones de cada mujer que, desde su humilde lugar, hace algo por los otros. Yo creo que son muchas las mujeres que día a día se levantan y siguen en la lucha.



Pronto arribé al final del recorrido.  Confieso que me fui con un sabor amargo cuando vi en una pantalla las cosas inenarrables que le habían hecho a su cuerpo inerte, como si estuvieran accediendo a su alma...



Franqueé la puerta y enfilé para el subte. A veces pareciera que las luchas siempre fueran las mismas. Miré a la gente y no pude evitar pensar que esa mujer nos había dejado muy solos.


6 comentarios:

  1. Visité ese museo en marzo, es un bonito paseo. Fuimos con mi suegra que es bastante fanatica de Evita. Yo la verdad no me quedé con tanto sentimiento amargo.. me gustó aprender cosas sobre su vida, pero no llegó a conmoverme tanto. En fin, de todos modos me pareció lindo haber conocido el museo, el edificio es bonito, el patio andaluz una belleza. Y el restaurant - café que tiene atras es realmente recomendable (aunque se aprecia mas en verano, que se puede disfrutar del patio).
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste lo que es el patioooo!!!??? Una locura!!

      Eliminar
  2. Hace tiempo que tengo ganas de conocer el museo. Confieso que Evita es un personaje polémico al cual veo objetivamente porque hizo muchas cosas buenas pero a un costo muy alto. También me da mucha lástima que la Biblioteca Nacional esté sobre lo que fue la casa donde falleció y que esa casa directamente la tiraron abajo.
    En cuanto a otra mujeres creo que es hora de que empecemos a recordar a la Chacha Peñaloza, a Cecilia Grierson, Lola Mora, Amalia Celia Figueredo entre tantas.
    Me puse muy serie, no? ajajja besote!!!
    Dani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani! Totalmente de acuerdo con vos!
      No te pusiste seria para nada, jajaja.
      Besote!

      Eliminar
  3. Hola Punkita, un placer conocerte, o mas bien leerte... Me encanto el post, super interesante. Y Re lindas las fotos. Ojalá algún día pueda ir a conocer ese museo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nati!! Gracias a vos por pasar por acá!
      Bienvenida!

      Eliminar

Me pone muy contenta que hayas pasado por acá!!

Posts relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...